Siempre he querido dar una fiesta

Siempre he querido dar una fiesta. Pero una fiesta-fiesta. Aunque en realidad no, porque hay que recoger. Una fiesta en la que no haya que preocuparse por los desperfectos, que más que un desparrame sea una cosa memorable. Como las de las pelis. En una de ellas, Morgan Freeman con 60 años iba vestido con un traje rojo enterito, camisa y todo, y un pendientazo dorado, yo quiero eso para mi. Y que me quede como a Morgan.

IBA A SER ALGO TRANQUILITO Y MIRA LA QUE HEMOS LIADO

 Ah! Las fiestas... El Guateque-fiesta de verano, La Pantera Rosa-fiesta de invierno, Desayuno con Diamantes-fiesta en un pisito, La Semilla del Diablo-fiesta de intelectuales y malignos, Abierto hasta el amanecer-fiesta desparrame... 
 

Este video es brutal, me gusta y me da picor a partes iguales. Esa cenefa del jersey, esos pantalones dorados... caray, así se descansaba después de un día de esquí! Atentos al hombre de las maracas.